INDO IURIS REPRESENTA A LA COMPAÑÍA QUE OSTENTA LA DIRECCIÓN DEL MERCADO MUNICIPAL DE VENTAS

ADJUDICACIONES SOLAPADAS EN EL MERCADO MUNICIPAL DE VENTAS

Los clientes del Mercado de Ventas probablemente ignoran el culebrón judicial en el que están inmersos los puestos donde compran la fruta o el pescado. El Ayuntamiento de Madrid ha sacado a concurso la concesión de esta superficie comercial de propiedad municipal (el plazo de presentación de ofertas terminó el viernes) cuando en realidad ya hay otra concesión en vigor ni más ni menos que hasta 2036.

Así, si la jurisdicción contenciosa administrativa no se ha pronunciado de aquí al 1 de junio, el escenario resultante puede ser cuando menos surrealista: una empresa nueva tendría que empezar a gestionar una instalación que a su vez está gestionada por otra empresa con el visto bueno del Juzgado de lo Mercantil nº10 .

«Es completamente inaudito», resume el abogado Antonio Díaz de Mera, del bufete Indo Iuris, que representa a Más Vivo que Nunca, la compañía que por ahora ostenta la dirección del Mercado de Ventas. En el Ayuntamiento de Madrid, en cambio, aseguran que dadas las circunstancias actuales están «obligados» a seguir adelante con el nuevo proceso de licitación.

Tratamos de desenroscar la maraña judicial en la que está enganchada la pelea administrativa que mantienen las partes a menos de un mes de las elecciones locales. Y el primer hilo del que tirar es el espacio «único en Europa» destinado a la degustación y comercialización de productos ecológicos que en 2007 planeó el entonces alcalde Alberto Ruiz-Gallardón para la tercera y cuarta planta de esta superficie comercial, situada en el distrito de Ciudad Lineal.

La iniciativa fue un fracaso y las dos empresas que la pilotaban dejaron de pagar el alquiler, pero no fueron desalojadas por el Ayuntamiento de Madrid hasta 2012, cuando ya habían acumulado una deuda de más de dos millones de euros. El efecto colateral fue que la Asociación de Comerciantes del Mercado Municipal de Ventas, adjudicataria hasta entonces de la gestión municipal, cargó con esa losa económica y se vio abocada al concurso de acreedores en septiembre de 2013.

Proceso de liquidación

Aquí es donde el asunto comienza a enroscarse de forma ostensible. Durante el proceso de liquidación, el titular del Juzgado Mercantil nº10 autoriza «la venta de la unidad de negocio» o, dicho de otra forma, que la actividad comercial pudiera seguir generando ingresos en manos de una nueva empresa. Se hizo un procedimiento abierto al que sólo se presentó Más Vivo que Nunca, una empresa creada para tal fin por algunos de los comerciantes con puesto en las instalaciones, a la que el magistrado titular concede entonces la concesión pública hasta 2036.

El Ayuntamiento de Madrid no está de acuerdo con esta solución y primero recurre el plan de disolución de la asociación quebrada ante la Audiencia Provincial, que desestima su petición, y luego deniega en dos ocasiones la cesión de la gestión a la adjudicataria designada por mandato judicial y que, de facto, está ejerciendo como tal. Pese a todo, el Área de Economía y Hacienda decide convocar un nuevo concurso.

A la espera de respuesta

Entre tanto, Más Vivo que Nunca ha llevado a la jurisdicción contenciosa administrativa la negativa del Gobierno municipal al traspaso oficial de papeles y su abogado confía en que les darán la razón: primero porque la jurisprudencia ya se había pronunciado en el sentido de que «cuando se compra una unidad de negocio en un proceso concursal también se compra la concesión en vigor» y, además, porque la reforma de Ley Concursal de 2014 ha venido a poner marco legal a esa suerte de subrogación automática. La respuesta al recurso presentado podría llegar en cuestión de días.

«No entendemos que el Ayuntamiento de Madrid corra el riesgo de encontrarse con una licitación declarada nula, ya que las consecuencias serían importantes desde el punto de vista de las indemnizaciones que debería afrontar por daños a los posibles adjudicatarios y a los actuales concesionarios», explica el concejal socialista Gabriel Calles, que pedirá explicaciones en el Pleno de este martes, el último de la legislatura.